1

Poemas de Amanecer





Eres Hoy...


A tu regreso, vida de mi vida,
renacerá la luz de la madrugada;

Penumbra luminosa en mis oscuras
noches carentes de mañanas. 

Hasta mis sueños vestidos de olvido,
se abrazan ya a la realidad.

Dejaré de ser la estatua enamorada de la brisa
en un jardín sin flores, ni pájaros anidados.
Me emociona tu regreso, y me estremece
como la orilla ante las olas.

Ya no existe la espera por la espera misma,
una vez abandonado el por qué...
No me fue posible despedirme de ti.
Culmina la ilusión y todo se hace presente.

Tu regreso aniquila fulminante mis quizás.
Además de presente, eres amor...
Tú no eres un día cualquiera  
ni un mañana, ni ayer...eres hoy.












En donde Habito



Me gusta besar tus párpados
y que tú, ciertamente emocionado,
acaricies con tus cálidas manos mi rostro
ante el eco atónito de nuestras almas.

Cuando menos lo esperemos
llegaremos volando a la imaginación
del calor y la realidad...del silencio.

Todo será por ti...y por mí.

No es más que un sueño esta vida, lo sé,
pero en este otoño incipiente de colores
y aromas, quiero hacerte un poema
únicamente para dibujar nuestro amor.

Todas mis ventanas dan al paisaje de tus ojos,
no respiro más que tú brisa leve
ni escucho más sonidos que el de tu voz:
Toda mi vida gira en torno a ti...en donde habito.







Quisiera…


Quisiera que hiciéramos del amor
algo sencillo, como una canción
o un atardecer de otoño.

Poner la mesura del mundo
en mi regazo, y con tu calma habitual
la trasladaras a los labios convulsos
de la tristeza que impera.

Desandar tantos propósitos,
empezar desde hoy mismo
a querernos a tientas los unos
a los otros...mirándonos a mano,
sin importar de dónde llegamos ayer
y por qué a veces rompemos en llanto
sin que nadie nos logre consolar.

Amar una brizna de hierba
es hermoso, de verdad, sin que nadie
nos obligue a ser lo que no somos
porque no hay nada que valga la pena
si no cabe en un cestillo de mimbre...
Desde la inocencia inicial de los minutos
hasta el tiempo, que está limpio de pecado.






Desamor




En mis días callados amé la brisa
que tus manos despedían,
conté las hojas del otoño
mientras tu ausencia se diluía.

Lloré bajo la lluvia de los años
y caminé por las arboledas sombrías
de la soledad más inexplicable
hallando un reloj de nostalgias en trance.

Enmarqué mis sueños de mujer
y los adorné con jazmines añejos
repasando en las tardes abandonadas
los retales de mi existencia.

Dancé junto a tu recuerdo...
en él advertí un dolor injustificado
mientras en el espejo se desfiguraba
el rostro amable del amor.

Cargué con los pecados y renuncias,
esparcí mis lágrimas como rosas
en pétalos perfumados...sin un lamento;
sacando al tejado cualquier pregunta.

Me marché donde el frío no me alcanzara
deshaciéndome de la estela de aquel invierno
y sequé mi amargura al sol en la blanca orilla
donde el mar enjugó mis pensamientos.









El instante...




Un rayo de sol,
silencioso y desnudo
entra a hurtadillas…
El nuevo día se encarama
por el muro insalvable
de las ilusiones nuevas.

El mar,
bravo en su oleaje,
trazado de emociones,
me llega en tus palabras
siendo fuente
de cascada estremecida.

Enmudecida te miro...
un tanto sonrojada,
comprendo bien el por qué
de la belleza del instante.

Te abrazo,
enredada en la marea
de tu atractivo...
y siembro un mundo
de sensaciones nuestras.








Hojas Yermas




Como pañuelos agitas tus colores
al viento, otoño, y en su ritmo se asoman
las hojas danzando, las que año tras año
se disponen a mudar…

y caen...por el suelo semigris se pliegan,
ante el frío de la tarde ocre y oro
se deslizan. No tienen puerto ni fin.
Reverenciando la estación que llega.

Débilmente, el ocaso se acerca
bañando de arrugado rojo carmín
el cielo arrebolado y mudo.
Entornados los párpados del sol.

Un aroma teñido de nostalgia
se arremolina en torno a los árboles
que, inclinados para amarse,
besan el aire con sus papiros dorados.

Los troncos mustios de ramas desnudas
se despiden de las que fueran
su sombra, abrigo, ropajes y frescura
desde el solsticio de primavera.

Arrullos de pájaros, sus trinos,
donde levita sorprendido el colibrí,
celebran la despedida…mientras
yacen lánguidas las hojas yermas.








Claroscuros


Si fueras el murmullo del agua,
me acercaría a tus manos silenciosas
que dibujan en el cielo el nombre del amor.
Porque tu abrazo llueve sobre mis olas.

Si fueras la sutil palabra que espera
en el manantial profundo de mis ojos,
si en su eje la brevedad del tiempo
nos cantara una canción,

yo sería luz expectante que detiene su brillo
en el cuarzo azulado del anochecer, tímidamente,
como llega el alba en su enjambre de claroscuros
y agolpadas se despiden las sombras de la noche.

Te entregaré el resabio líquido de los días
y en la pulcritud de mis mañanas
descenderá lentamente el aroma del ayer
para reverenciar nuestro presente.








SENTIRES 




Será por eso, por tu hermosa presencia,
que la vida me parece más liviana,
aunque le sean robados silencios
que sucumben ante la incertidumbre.

El tiempo es tan extraño...ni siquiera existe:
Indigente, cruel, y sin embargo,
a veces llega a deleitarnos con risas
si el horizonte nos ofrece su mejor cara.

Amaneceres compartidos, días de tu mano
que confortan como el viento al desierto.
El mandato de la existencia se nos impone
como una orden inquebrantable.

Sé que te quiero por lo que siento
cuando en las tardes de otoño me miras
y juntos podemos ver en la misma plenitud
el sentimiento del amor maduro.

Pero más lo recuerdo cuando al alba
despunta el nuevo día...sabiéndome a tu lado
y puedo escuchar tu alma celebrando el amor;
Este amor que nos ha nacido para gozarlo.






Este Sentado Amor




Te tengo en el encuentro de la mirada,
recojo el instante tuyo...tan mío
que se entrega a luz diversa.

Luz inmensa que renace
haciéndose una y pura...nuestra,
esa llama profunda que tu calor desvela.

Eres hallazgo donde guardo mi esperanza,
el cálido abrazo del susurro quedo,
como un hermoso atardecer...

Entre poemas y ritos, nuestra vida respira,
regala regocijos al día, saliendo de nosotros
para entrar en el yo-nuestro.

Vamos hacia el sueño encumbrado
de dos almas que se funden
en gestos y palabras triunfadoras.

Entonces amanezco, amanecemos...
juntos, acariciados por el aire
que mece este sentado amor.









Un Espacio de Amor




Noches de lunas fatigadas
y sueños desgastados por el tiempo,
en la mano que tocó un espacio de amor
al ritmo del deseo emocionado.

Mas ahora la calma persevera,
me revisto de pausas y de olvido
como el eco de voz que al ser lanzado
se regresa con el ímpetu del viento...

Un cosmos de nosotros ha volado
en su caos de incertidumbres pasajeras,
abocado a un abismo de locura;
No hay amor que no sea eterno en el recuerdo.

Un oscuro jardín quiso soñarte,
las calles están vacías...
Pero me quedé al azar
y me tengo en cualquier parte.

La lluvia se grabó en la retina
con pasos flotantes y sin huellas
que la noche al descuido descifrara
en el huérfano silencio de mi alcoba.





Donde nadie nos mira



Donde nadie nos mira...te siento.
Desde el aroma que desprende tu gesto
cuando se cierran mis ojos
y el tiempo deja sus horas
en poemas y latidos.
...Te siento tan cerca, tan mío,
que me erijo triunfadora.

Te veo en el horizonte
que descose los recuerdos
donde somos polizontes...
Ahí donde los sueños se agitan,
donde laten las palabras
que se quedaron prendidas
en los renglones del alma...
Indeleble es su grito.

Engarzados sonidos
permanecen aún vivos,
bullicioso silencio
del insomnio que ata
a la tela de araña
que me lleva hasta ti...
Y me abrazas, me llevas...
Me amas muy quieto.









Pretérito Perfecto

Pude escuchar de tu voz la brisa libre,
el sueño del mar se arrodilló ante el amor
y en tu abrazo hallé una danza de azucenas,
hilabas crecientes lunas por mi espalada.

En mis ojos amaneció el sueño de un beso
abriéndose el cauce de la fontana del sol
como la ternura de una rosa que,
recién despuntada de su capullo,
busca ansiosa la gota temblorosa del rocío. 

Escuché de tus labios de lirio
la humildad de los claros manantiales
y en tus generosas manos
intuía la dulzura resbalando entre los dedos...

Te sentí adosándote a mi pecho
besando de mi cuerpo cada adverbio:
"Aquí, allá, temprano, siempre..."
Destellos de amor nos deslumbraban.

Lentamente atardecía, mientras
bañábamos la mirada en el horizonte;
Finísimo límite de un mar emocionado
convertido en lumbre de almíbar.

Yo bebía el agua limpia de tus mañanas
alargándose la luz de las estrellas.
Dulcísima tu orilla de auroras interminables
donde dichosa alojaba todos mis besos.





Lluvia, risa o llanto...


Ahora que el amor se ha instalado,
que las horas, lentas, se deslizan
por el cristal de los años...

atada de voluntad y dicha
a tus brazos de olor a heno,
me lanzaré al abismo de mirarte

sabiendo que la lluvia ha llegado
y el invierno hará sus galas
en los tiempos de la ternura

para estrellar un te quiero en silencio
desde la orilla de tu amor estanco
y que el mar se adentre en la tierra

haciendo que el sabor de tus palabras
permanezca en mi memoria, porque
te querré aunque anochezca...

En tus ojos se ocultan los versos
más bellos...que amaré siempre,
ya sean lluvia, risa o llanto.











Una voz en el cielo


De sueños improvisados
y fulgor de aconteceres,
desde el dibujo de un beso,
hoy quiero deletrear mis versos.

Con olas que en la orilla descansan
y las que se van mar adentro,
sigo percibiendo el aliento
de cada mañana al alba.

Entre la mente y el corazón
el alma se despereza...
Susurros quedaron indemnes
en los días que se fueron.

Esencias se quedan calladas
de niebla quebradiza y templada
y el perfume de la alegría
igual que la yedra trepa.

Salvajes, sobre mi pensamiento,
multitud de latidos brotan...
Dejan espinas y rosas
hermoseando sus notas.

Mis manos se abren buscando
mareas altas y luces,
canciones que me transporten
a aquel sendero sin bordes

donde cosidos en seda
habitan ecos de libertad;
Recuerdos de risas, palabras
que fueron llama y sinrazón.

Amar es construir un nido
para cobijar a dos almas
y oír una voz en el cielo
que nadie a entender alcanza.








La hora veinticinco


Consumido mi café
y mirando hacia el mar,
araño el tiempo vivido
en un intento sobrehumano
por no dejarlo escapar.

Me fijo en el frío cielo,
de azul uniformidad,
y comprendo que todo ha sido
para este preciso instante
en que he logrado llegar.

El pasado lo recuerdo
con ahínco desmedido
para ser libre...al final.
No me sirven los reproches
de la vida, qué más da,

...si después de todo nada,
nadie, me ha de consolar
en la hora veinticinco
cuando el alba no será.






Pensarte…

Algunas veces pienso que te sueño
y he imaginado que es por mi corazón,
que no se olvidó de tu huella...
Rasgas las venas del recuerdo
desde tiempos inmemorables.

Irrumpes en mí, en las horas de sosiego,
como un ave sigilosa pisa el cielo al atardecer.
Te conviertes entonces en torrente de vida
abriendo brechas en las profundidades secretas
y tibias, de mi alma compungida.

Aprendí a pensarte en voz baja,
pero hay veces que en un grito mudo
se me escapa la presencia de tu nombre;
Aunque solo lo conozcan una nube errante,
un grupo de silentes estrellas
y el sereno que se cuela por mi ventana,

en el dulce y asombrado anochecer,
sobre mi confidente almohada,
a quien le hablo de ti sin prisas...

hasta que sombras somnolientas
se cuelgan de mis párpados
y nuevamente...vuelvo a soñar
que te estoy soñando.




…♥ღ











ACEPTACIÓN



Tal vez hoy pueda asegurar
sin temor a equivocarme
que ha dejado de llover
y vuelve a sonar la música,

quizá tenga mil razones
para creer que no hay errores
olvidando la ilusión que me llevó a pensar
en la aceptación de cada hecho:

Las piedras del camino y el río de la vida,
la noche silenciosa seguida del día...
como el mar acepta las olas y el beso el adiós.
Lo he notado, nadie me aceptará jamás
como puedo hacerlo yo.

Acepto como estoy y como soy...
A veces un nudo de preguntas,
otras luna y fuego en mis entrañas
o recuerdos envejecidos evocando soledades.

Con la risa amplia y la ternura a flor de piel,
nadie me aceptará como yo misma.
A veces siento que el mundo ya no es mi mundo
y me pesa esta azarosa sucesión de escenas súbitas...

He aprendido tanto en el camino
que se me antoja cansado recaudar más vivencias.
Ahora sé que los días no se miden por horas,
sino por latidos y segundos.

Si pudiera volver atrás en el tiempo
me iría a revivir el instante inadvertido
de abrazos como cascadas...nacidos de lo cotidiano,
hoy presente tan solo en los recuerdos.



ღ✿






VERSOS BROTAN 


Sola estoy en mi mar de silencios
y pienso en los versos que nacen
brotando de lo más recóndito…
Allá donde la naturaleza de la vida
hasta hoy nunca llegó.

Puedo dar con un jardín de palabras bellas,
con texturas y colores armoniosos
que polinizan silvestres en mi rutina…
Sin suspiros, sin preguntas ni respuestas
Solo la palabra y yo…frente a frente.

Como en un abrazo de albor inmaculado;
Siempre nuevo, a menudo inusitado…
El tiempo roba minutos al reloj
y los versos cobran vida y espacio,
subliminal protagonismo predomina.

Entonces veo que…
la primavera asume todas las estaciones
y el rocío trepa como la hiedra
abriéndose paso entre la lluvia.

Al filo de los sueños imagino otro mundo,
-nada que ver con la existencia-,
donde los sueños murmuran caricias de mariposa…
Como un beso anochecido y eterno
a la orilla de algún para siempre.

Vuela mi alma entonces, alto y veloz
tras la melodía de tantos versos,
el cielo se vuelve país de terciopelo,
y el amor bordea las provincias de mi mente
empapando las sombras de más color.

Solo con tu grácil presencia…palabra,
dibujas quimeras en mis mañanas,
y son tus alas de luz y algodón frágil
el refugio donde busco asentar mi esperanza
para descubrirte a ti y encontrarme yo












Poco antes de partir 
(a mi hijo) 


No sé qué le pasa al corazón
que no puede huir de esta trémula idea
y una voz viene a mullir los sueños
con la sonrisa pálida de la esperanza.

Quiero que se alce la mañana
despertando en remolinos de luz
iluminando los valles
donde el sol dejó su huella.

Como bandada de pájaros
llegan hasta mí las imágenes;
cerco entonces tu nombre en mi pecho
porque todo en ti sabe a poesía

...y cuando bebo el agua del ayer
puedo verte nacer de mi vientre,
muy al norte del amor profundo.

Hoy te escribo desde el alma
mis mejores versos...
los que se miran en el espejo de los días
cuando mis brazos te abarcaban.

Murmura un canto de lluvia en mi corazón,
hay un olor de manzanas en el aire,
como cuando tus ojos empezaban a soñar
y juntos cortábamos las amapolas.

Versos que hoy se me enredan entre sombras
inquietantes, al saber que partirás...
asoma a mis cansados latidos un por qué
y se me ocurre que no debo liberarlo.

Luego te pienso, siempre antes de entristecerme,
poso un beso en mi recuerdo de ti,
como nube blanca que alienta el amanecer…
y recupero el signo de la razón.







Bendito Misterio 



Amor, bendito misterio estrellado
que apacigua los abatidos silencios
con su bálsamo de abrazo infinito
impregnando las horas
de una paz casi intacta.

Goteo de tiernas caricias
que sanan heridas añejas
del alma latente…sufriente,
a base de suaves sucesos
extraídos del corazón que ama,

inyecta sustancias que alivian
y sustentan, confiriendo el sosiego
que mece...silente de luz.
Llegando los atardeceres.

Tú… amor, amor...

diluyes inquietantes sombras
de soledades lejanas
que transmigran en palpitación lenta
al remanso de brisa y de canto.

Canciones de emoción reposada,
tenue tránsito de estrellas y cielo...
traedme la voz jubilosa de horizontes
que llenen mi afán;

El concierto del rocío en las hojas,
el trinar monocorde en las aves
y un latir de millones de notas
para amarlo sin miedo a las lluvias


•.¸.•.¸






La Palabra 



Puedo tomar una palabra
voluntariamente, del brazo,
sacarla de las sombras
y mostrarle el sol y el silencio
que hay en mí...
pasearla por las calles brumosas
extendidas en los prados de sueños.

Mostrarle también que en mis días
duermen algunos recuerdos
y, que a pesar de los años...
muchos permanecen absortos
a las puertas aún del olvido.

Tal vez querría la palabra
que una mano sutil, compasiva,
la tocara con su luz...
y pasara de ser fuego a ternura.

Sería una palabra floreciente,
mimética, adaptable y espaciosa,
musitada… y hasta pudiera semejar
una estrella en el firmamento.

Una que contuviera
el alma de todas las demás.





。.✿*゚‘゚・✿.。 










En Cada Acontecer 


Debería existir una manera
para expresar un "te quiero"
sin demostrarlo con palabras
y que sepas que al decirte:

ave, cielo, mariposa, viento y rocío...
el alma articulara un te amo
que se convirtiera en poesía.
¿Cómo no amarte?... si estás en mí

y en todo lo que me rodea;
en los inconstantes latidos
de este corazón mío
en el sutil trinar de los días,

en la luna donde me quedo dormida
pendiendo de tus amorosos brazos,
en el alba, en la calma y en la tempestad
o en el vaivén de las olas del mar.

He de seguir amándote,
dándote mis palabras
hasta que descifres de cada una
un "te quiero" que murmuro a tus labios
en cada acontecer.



✿●•٠·•.¸¸¤★ 











VOLVER A SER 




Compartíamos soledades,
quizás lo único que poseíamos,
y entre nosotros nos citábamos
en alguna memoria extraña,
casi sin saberlo,
sin darnos apenas cuenta .

Decidimos andar sin frentes,
sin ojos, sin rumbos,
como el viento sobre el mar,
y aunque no sé si aún existimos,
volveremos a estar...
si es que fuimos alguna vez.


Solíamos jugar a prescindir del otro,
y era tan solo un juego,
donde siempre perdíamos los dos,
sabiendo lo imposible de ganar.

Éramos dos cuerpos,
ni rotos, ni separados...
solo desprendidos.


✿⊱╮♥











El Secreto 




Camino procurando deshacer quimeras
tejidas al viento desde la emoción
que hilvané una tarde de primavera
cuando el brillo de las palabras
se agolpó ante mis ojos
penetrando, de nueva cuenta,
entre razón y corazón.

Anhelaba cada amanecer,
pues el nuevo día
me traía nuevas aventuras,
dulces, melodiosas, más bellas
de las que musita el sol a las flores,
o el musgo a la piedra, o el mar a la playa.

Ahora sé que inútilmente las veneré,
pues el frío nunca me supo tan álgido,
ni el silencio había sido tan mudo;
y esta sensación que golpea el ventanal
con sus recios puños inclementes
indica que es momento de apartarse.

Desde mi ventana,
en confidencia con la luna,
he lanzado este sentimiento al cielo
al momento que lo surcaba una estrella fugaz
llevándose en su estela
un secreto que nunca se sabrá...







Como lluvia de Marzo.

No sabía que llegarías, pero lo hiciste.
Inesperado, como copiosa lluvia
en una tarde de marzo

Se cruzaron tu destino y el mío.
Lo hicieron en un silente palpitar de tiempo.
Nos encontramos.

Sin pensarlo, sin planearlo, sin sentirlo,
pude intuir que serías la última gota de sereno
que vendría a reverdecerme el alma
liberándome de tanta incertidumbre.

Todo a mi alrededor pasó a ser
parte de ti...de tu nombre;
el sol, la brisa, la lluvia, la niebla,
los árboles, el mar...y hasta las horas,
se tornaron agua mansa.

La luna, en todas sus fases,
me hablaba de ti.
Eras el Cosmos resumido
a lo largo y ancho de tu mirada.
Y empezamos a vivirnos.

En silencio, a gritos, al alba y al ocaso,
dormidos y despiertos...
nos convertimos en un mundo sigiloso,
convirtiéndote en diestro alquimista
capaz de transformar las lágrimas en sonrisas.

Era tiempo de abrir los ojos,
cerrar heridas, sellar recuerdos
y palidecer madrugadas
incinerando cualquier atisbo de pasado.






Ellos y el amor. 
Poema  dedicado a Traba  &  Miki



Se aman como dos niños.
Descubrieron en palabras
el camino de la verdad y el dulce silencio.

Pero saben que se puede...

La quietud del horizonte inmoviliza
sus almas. Ya no ha quedado lugar
ni siquiera para la duda.

Creen que el amor les ha vencido
con las artes más antiguas;
Las de amarse sin remisión.

Porque saben que se puede...

Antes que las preguntas cubran
la vereda de sus vidas
llegando el invierno con sus fríos vientos,

se hablan en silencio, se acarician
sin tocarse, y se besan en los sueños
ante los que se han rendido.

Ellos saben que se puede.

Son tan solo dos cuerpos estrechamente
unidos, por un inmenso amor.
Ahora saben que se puede.


.•.´`*••




Despierta

Y yo te digo... 
cuando el sol se oculte por primera vez 
a la izquierda del barco aquel 
y la luna se llene en agosto, 
al filo de la madrugada, 

vagabundearemos nuestro derroche 
de sueños y auroras 
con el agua del mar entre los dedos 
desafiando a las horas del reloj… 

...y yo estaré despierta en ese resplandor; 
Saboreando el cantar de los colores
del techo azul que llamamos cielo... 

Aparecerá de repente el alba 
y en un infinitésimo de mí 
todo será silencio… 

que con el fondo del paisaje 
en su musicalidad acuosa, 
me alienta, me alegra 
y, sin habérmelo propuesto, 
a todo de ti me invoca. 

Tú siempre irás conmigo, 
acurrucado en mi mirada, 
como un sorbo de sueños dispersos 
en que te pienso y me emociono. 

Tú vas conmigo 
así... como un implante 
a mi alma... a mis días, 
pero sobre todo a mis latidos.


.•*´¨`*•.¸




DIVAGANDO 

Es tiempo de versos,
tal vez sin sentido.
Sumergida en el silencio,
ensayo palabras...
una, dos, tres,
no sé cuántas más. 

Las tomo de mi pluma
con cuidado,
las mido, las ordeno,
calculo sus espacios...
las aprieto contra mi pecho
y les deseo suerte. 

Son puestas casi con miedo
en el aire...al azar,
cierro los ojos fuertemente
para que no escapen 
las musas favorables. 

Cuento hasta tres y soplo,
para que la magia se produzca.
Abren lentamente y brillan...
diciendo del alma el sentimiento. 

No dejo que se vayan,
quizás no regresen más,
sería hermoso 
asistir a su despliegue, 
abrazar el otoño. 

Ahora espero la magia 
de llegar hasta entonces, 
divagando libre
mientras sigo soñando.






Quizá ...no sepas

¿Qué paisaje etéreo te llevó 
hasta mi lacerado corazón 
constituyéndote en primavera redentora 
capaz de reverdecer mis horas 
confinando al olvido la sombra del ayer? 

¿Qué nube blanca te trajo hasta mis brazos 
inundando mi pecho con lluvia de estrellas, 
calmando el ardor del dolor bajo mi sonrisa, 
purificando en mis venas 
la asfixiante polución de soledad? 

Intuiste mi necesidad de ti para recuperar el amor; 

Eres tú quien robó un te quiero de mi boca 
y hoy impulsa el aleteo que murmura 
los ecos escanciados de mi ser. 

Quizá no sepas, hombre de bien, 
que solo tú pintas 
de oro y grana mi atardecer.





Deseo Cumplido

En el paso de la vida 
he logrado darme cuenta 
que te quiero sensiblemente, 
contra todo y ante todo. 

Contra la ciudad silenciosa, 
contra una pared desnuda, 
contra la lluvia y el sol, 

contra lo otro, que es pasado 
y se ha quedado 
como un pájaro embalsamado, 
esperando volver a volar. 

Siempre el amor 
corre detrás de las batallas. 

Siempre la opresión, 
suele aplacar los dolores. 

Siempre el dolor, 
elige nuevos lugares. 

Yo tuve un deseo 
montado sobre el viento... 

un frío gélido y una sonrisa cálida 
detuvieron al viento 
y el deseo fue cumplido. 

Hoy os tengo conmigo 
a ti...y a tu amor. 




Lentamente

Lentamente, sorbo a sorbo,
de pequeños pasos a la vez,
tu amor me va rozando… la piel, la ternura,
el aroma, las palabras, mis cabellos.

Y pienso, me pregunto a diario,
sin poder convencerme aún,
si estás junto a mí, si ha sido posible al fin.

También tengo la certeza de que no eres
la felicidad, sino simplemente
la dicha actual, que fluye sin límites.

Mientras paseamos nuestro amor...

colgamos ideas y sueños en los faroles,
y en cada luz descubrimos una esperanza.

Nos dibujamos en el brillo de las calles,
somos dichosos, tu mano en mi mano,
siempre en símbolo de compromiso,
nadie lo ha hecho como tú.

No sé si nos salvará el amor, la soledad,
o esta sana costumbre
de mirarnos siempre a los ojos.





Lo que soy


Soy mi refugio y abrigo, mi casa y la calma,
refresco de inquietudes y alegrías perpetuas.

Soñando, escribiendo sentidos versos,
riendo y algunas veces llorando a la par...

Soy destino y semilla solaz.

Pasiones extrañas adheridas al corazón
sin que pueda ni quiera evitarlo.

Voy de la mano del dulce amor...
creado entre sones y flores,
libros y rosas o voces añejas
que viven en mí.

Rostros de silencios me arropan
 con el eco de sus risas...

Soy fanática de los besos,
de un atardecer con barcos y estrellas
y el azul brillante del mar.

No lo quiero remediar.

Me propuse llegar hasta aquí
con la pesadez de los años
y la urgencia del cansancio tenaz,
atado a las plantas de mis pies,
pero soy mi casa y mi descanso,
la paz del manantial en donde bebo.

Soy sal y arena, brisa y rumor
de aguas quietas, remanso
que acoge mis horas, las huellas
que dejo al andar.

Casa, abrigo, simiente, alma, brisa,
pasiones, descanso... amor y vida...
esa suerte de amalgama soy yo.





El  Presente.


Hemos tocado al amor
y el amor nos ha premiado,
él nos ha llamado...
a sus brazos de luz tenue.

Los recuerdos son rescoldos
en nuestras manos,
en los pensamientos
y en las manecillas del reloj…

De tanto repetirlos,
con el paso del tiempo se han ajado,
se han vuelto parte de la historia
entre cuentos y poemas enjaulados.

Hoy veneramos las caricias
y los besos que nos damos.
Nos mira el mar en las tardes
con nuestras manos juntas...

¿Cómo no querer nuestro amor?
Si al ponerse el sol
nos permite soñar con su belleza
y nos acerca al presente.

Quedará su huella tibia
en las piedras del camino
por nosotros transitado
y algún día el amor nos nombrará.

•.¸¸•·٠•●





Un Canto Repentino


No es necesario
navegar todos los mares 
para rendirse al encanto de la existencia
ni andar por todas las playas 
para adivinar el rumbo de las aves.

No es necesario competir con el viento
 
para que estas leves hojas
vuelen hasta el confín del ocaso.

Bastará dejarnos llevar
por esa brizna del silencio
que se adueña de la música, 
del destino y los sueños que nacen.
 

Para caminar cercanos
bastará cernir un poco el aire,
recoger las luciérnagas de la esperanza,
y el cristal que cimbra nuestros pies. 

Tocar el arroyo del árbol
que construye el amor 
y descubrir que somos
quizá solo un intento...
un atisbo sublime de aconteceres;
Rama de hiedra trepadora.


Y el descanso de nuestras alas,
un dulce canto repentino.


●•٠·˙ 


 




Amigas.

 Te cantaré una canción
dulce, amiga y emocionada
que avive el color de tus sueños.

Despertaré cada mañana
mirándome asombrada
en tu amistad, que me acompaña.

Y el camino
será tibio aletear de mariposas
en las tardes que acontezcan
abrazando nuestros días,

Sonreiré cuando tu voz,
como una ola, me recite las dudas,
las preguntas y razones
de tu corazón de luna.

Será tu fuerza las palabras
en el escenario de las horas
adornadas de fiel cariño.

A la sombra de los versos,
un latir albergaremos
ofreciéndonos el calor del alma.

Paisaje de las horas creativas
en un cielo siempre azul
para nosotras.

Y el mar de fondo...
con el trinar de las aves,
me traen tu presencia leve.

Adornaré con caricias
a través de mis letras,
la ventana donde me miras.

Pondré el acento de la vida
en tus manos de azucenas
agradeciendo el tenernos.







Latidos sin tiempo

Si lo deseas,
puedes bautizar los latidos
sin tiempo, que lleva a tu alma
mi aliento contenido.
Las cosas sedientas y febriles
que nacen con el alba...

Pero sostenlas levemente,
como lo harías
con la débil corola de la rosa,
o con las eclipses sílabas
que componen mi dulzura.

Dales la insurrecta forma del poema,
la vertebrada columna
de la escultura,

el pálido aroma del blanco jazmín,
o las notas irredentas
de melodías inacabadas.

No tengas miedo si descubres
que mis palabras existen, se rebelan,
duermen a destiempo y agitan el silencio
de las horas de más sol.

Porque ellas se encienden
y caminan irascibles,
como una muchedumbre hacia ti.

Tómalas,
cabalga sobre sus cimas
hasta el oasis de tu corazón. 
Sigue la ruta súbita de las arterias
para llegar insomne
al jardín recóndito de mis sueños.






Cuando no me conocías


Cuando no me conocías
las uvas colgaban del invierno,
o de mi otoño de calles vacías.

Yo tenía voz de poema,
un lápiz, un cuaderno
y un gorrión en la mano
que me ayudaba a escribir versos.

Pero a ti...
aún no te conocía.

Y cuando entraste en mi vida
el silencio se tornó viña.

Crecías de mis sienes
como girasoles prematuros
al borde de terraplenes.

En el almizcle del aire
dos muros enormes se interponían.
Tierra cortada por labios maduros.

¡Pero venció el amor!

Y una noche azul te presentí;
Salías de mis venas...
Hilo a hilo las transitabas
tejiendo en mi sangre
una ciudad de vidrios;

Creciente, ensoñado enjambre.

La vida de nuevo,
frente a las luces del alba,
se desperezó de su sueño,

la niebla goteó el destino
alborotando mis pájaros
hasta entonces sin trinos.

Y bebí sigilosa...
de tus palabras en el viento.











Voy De Tu Mano
Voy de tu mano
entre los limpios juncos
de recuerdos que me traspasan.

Entre nubes ligeras
y espacios de tierna sombra.

Voy en tus ojos,
voy de tu mano…

Como quien respira
la pausa cálida del viento,
como quien pisa en el aire
blandos frutales
y  bebe de su risueño aroma.

No he de perder el trino y la corriente
de lo que tengo en ti.
Felicidad constante
que nos moja con la lluvia
de libres claridades.

Amo la quietud de tus ojos,
tu  cabello de nieves continuadas
quieto, atrayente...como el río
que hoy apresura los días
en tan hermosa presencia;
Tu presencia en mí.







Hilando Versos


Hilando versos,
enredando luces
y encendiendo sombras,
te digo amor...

bríndame  tu transparencia,
enséñame la sinceridad de este mundo
para que yo la pueda contemplar.

Traza un camino para los dos 
y guárdame en ti. 
Nunca me dejes salir. 
Protégeme.

Te miro
a través del cristal de la vida...

Entonces pienso que no soy capaz
de concebir tu hechizo
porque contigo se llena todo
de estrellas.

Fluyes dentro de mí
dejando tu rastro en cada rincón.
Porque eres la galaxia
que acoge todos mis planetas.

Sigo hacia adelante
acompañada de tus caricias,
tus miradas atentas,
mi yo... que está en ti.

Sigo caminando, fluyendo,
extraviada en tu alma,
navegando
cada una de nuestras olas. 

Vivo soñando todos los sueños
que dibujan tus ojos…
para vivirlos juntos.






Mi Canción


Todo lo que yo tenía
ya te lo he dado.
Solo me quedé con mi canción;

Es tan delgado su velo
que el soplo de la brisa
se lo lleva inadvertido.

Y el revoloteo
de mi propio corazón
lo mueve,
como las olas su espuma...

Amor mío,
no te apenes si guardo
esta endeble neblina
de otro nombre
alrededor de mis horas.


Este frágil capricho del alma
no es vana reserva de mujer
sino un tallo sutil
en el que la flor de mi afán
se dobla ante el recuerdo
con reticente emoción.

Las palabras,
sin embargo,
en  la angustia de su vaguedad,
rondan mi pensamiento
como nubes que van errantes
sobre las colinas
esperando
que algún viento casual
las alivie
de sus constantes lluvias





En Esta Tarde...

Apareciste
entre sonrisas inmisericordes
y el espejismo de doce rosas;
¡Ensueño de mi mirada!

Sin yo saberlo...
Tu alma tejía un poema
en conmoción cómplice
y unicidad delatora,

entre palabras revestidas
de silencio
ebrio de signos y estrofas

...Tú y tu aire juvenil
os acercasteis
en festival de emociones;
luces...
¡farolillos de colores!

Mi pluma entonces,
ahíta de halagos,
se llenó de notas enamoradas
con acento de luz de estrellas.

Imprimí un beso en tus ojos,
chispeantes de cordura...

En esta tarde,
suave fragancia
entre versos que nos hablaban;

Extendidos, inmersos...
mudos.

En la mitad de mi sonrisa,
amorfa,
atónita y expectante...






Captador de sueños y miradas

Poema para  Miki…escrito por Traba & Amanecer
Julio 2011


Se adivina en su mirada...es captador de  sueños,
horizontes y palabras.
No se sabe si salió del tiempo...
o en sus ojos vivos hay valles de sutil premura
donde  se recuesta a escribir sus sueños.


Él dibuja brisas,
derrama latidos mientras camina errante
por el ancho valle de sus metas nuevas.... 
Entre tenues olas, vivaces cometas
o los acordes de Ravel...
ignora la hiel...prefiere volar.


El universo es suyo desde que se hizo hombre;
Ama la brisa que cae incierta sobre las hojas,
el viento que susurra suavemente en su cabello,
los granos de arena que se escapan de sus manos,
el primer rayo de sol, la luz pertinaz de la noche
que ilumina su almohada
y la roca que espera impasible el correr del tiempo...


Sonríe ante la vida con ironía por creerla un rival vencido
y bebe de la copa de ambrosía...
mientras admira todo lo bello
...Sus versos tierra y corazón abarcan.


Guarda para sí todo lo noble...todo lo que ama;
El gemido profundo de las horas,
 el tapiz purpúreo que adorna sus tardes,
la caricia augusta circundando el alma…
como ave de paso...
cazando estrellas y dibujando sueños.


Es tan leve la atmósfera cuando mueve sus alas...
que el vuelo nace eterno sin esfuerzo...
le espera la claridad para abrazarle...
mientras nada por su particular océano .


De sus manos florece la magia de la luna blanca
con su doble brillo,
embriagado por el humo de los versos,
se suspende de la noche...
soñando, sorprendiéndonos...
gestos que sacuden el alma sin estruendos...


Química convertida en alquimia
que deja al descubierto anhelos ya olvidados,
emociones que parecían caducadas,
piedras preciosas en el camino de nuestra monotonía.


A veces,
confundido por la misma contradicción
 que exhala la vida en cada suspiro,
demasiado complicada para su esencia,
se sumerge en esperanzas vanas...
en ilusiones ficticias...
acaso de un mundo a su medida...


Sus imágenes son cálidos pétalos suavidad,
sublimes corolas de flor penetrando sensaciones
tal vez dormidas por los siglos...

Mente fugaz, etérea, errátil e inconstante...
destilando anhelos gota a gota,
varada frente a una playa blanca...
con oleaje de estruendos y tempestades...
y el amor...su baluarte.







Desde que te quiero...
  

Desde que estás en mí
las mañanas gritan silencios
que suenan a sonrisas,
la oscuridad es diáfana luz
y dibuja sueños evocadores
cantando su canción de atardecer.

Desde que estoy en ti,
el arroyo adorna los murmullos
y apacigua viejos pensamientos,
las aves juegan a las escondidas
imaginando destellos de brisa
mientras trinan alegres
tu nombre.

Desde que te quiero,
un ritual de mariposas
danzan revoltosas
en el laberinto del amor
donde los jazmines
 perfuman la noche
con exquisitos ensueños
preparando nuestra eternidad
.




 
 



TU RESPLANDOR
a Traba por su cumpleaños.
4 Julio 2011



Yo vi ...
Entre risas y quebradas;
Tu Resplandor…
Como el ir y el venir de olas de mar,
baile de luna,
o pez  luciérnaga...

Te vi venir,
Airosa…
Iluminado espejismo nocturno
con un traje de lluvia refulgente
y tus letras –partículas danzantes-
goteando arroyos de luz.

Te ví llegar…en tu desvelo,
con guantes de nubes en las manos
y coronas de Arco Iris 
enredadas en tu pelo

Te vi…
Flotando,
haciendo remolinos en el aire
con los ojos encendidos
de mil estrellas
y en los labios (supuse)
una paloma recién nacida
batiendo por primera vez sus alas

Te vi...
luminosa,
encendida de auroras
y cosquillas recorriéndote la espalda,
entre asteriscos y asteroides
revoloteabas…
Bajo un techo de mariposas...

Y yo te vi.













                           

                                                               

  Si Acaso…

Si acaso piensas en mí,
te cantaré
cuando el anochecer lluvioso 
suelte sus sombras por el recuerdo.

Arrastrando lento,
su luz vaga hacia el ocaso;

Cuando lo que queda del día
sea ya demasiado poco
para trabajar o para pensar,

te sentarás solo
en el balcón que da a poniente...

Y yo me pondré a cantarte 
donde se enciende la tarde.

El olor de los besos pasados
entrará por mi ventana
en el crepúsculo creciente...

Y los vientos tormentosos 
clamorearán en las hojas.

Traerán
todos los sonidos del amor.

Y tú, quizá entonces,
escucharás la noche
y oirás mi canción…
cuando esté yo distraída
tarareando tu nombre.







Cuando y Por qué


Cuando te escucho con mi amor atento
sin que tú lo adviertas,
comprendo por qué
hay  ese juego de color
en las nubes y en el agua...
y por qué están pintadas
las flores tan hermosamente.

Cuando te hablo y tu voz se calla,
adivino por qué
tienen música las hojas
y por qué las olas ruedan
en su coro de voces
hasta el corazón de la tierra.

Cuando colmo de besos
tus codiciosos labios
y me respondes,
entiendo entonces

por qué hay mieles
en el cáliz de la flor...
y los frutos se cargan
secretamente
de ricos y saciantes jugos.

Y ahora sé...
del deleite único
que trae la brisa del verano
en las espuma blanca
de este mar que se desborda
anhelando tu mirada.





Germen De Amor

Hombre…

Germen de amor...brote inconstante
de alguna galaxia errante, nómada.
Partícula insigne de verdades a medias
que ignoraron por siempre los siglos.


¿De dónde extrajiste el aroma de tus labios
y ese cuerpo humectando a la hora del amor?
¿Qué dioses melancólicos
moldearon tus dos ojos penetrantes
y esas formas sustanciales
de tu bella emoción?


¡Ah! ¡Cómo es de dulce tu mirada
y cuán envidiada es su fulgencia!

Tú eres parte de mí...
como lo es la aurora del alba,
como la espuma de la ola,
blanca y pura.


Se desprenden los besos
al anochecer
en brazos del manto azul del cielo.
Y la música de un te quiero...

¡¡Te quiero!!

Eres el Todo en mis manos...
Fuera de ellas vasija antigua
que solo sirve de adorno fatuo.






Te amé tanto…

Te amé tanto, amor,
yo te amé tanto,
que no me creo
que tanto amor sea baldío.

Te amé fuera del mundo,
del firmamento, lejos del tiempo,
detrás del mar y las montañas...

Era un suspiro que no cesaba.

Te amé sin orden y sin criterio.
Canté un te quiero al íntimo destino.
Te amé tanto, amor, como lo digo.

Te amé tan cerca como yo pude,
tan dentro como llegaba.
Nadé en tus ojos que naufragaban.

Fui y volví de tu horizonte
te amé al decirlo
cuando tú solo me pensabas.

Hasta que fuiste mi fe perdida.

Te amé tanto como a mí misma,
subí a tu nube, me hice un lazo
con tu memoria para mi pelo.

Besé tus labios
a la orilla de la esperanza.

Se fueron dí­as, llegaron noches,
no hubo mañanas.








Me hubiera gustado…

Me hubiera gustado envejecer contigo,
Contar los crepúsculos que me trae
la tarde. Las olas del mar... y amanecer
atada a tus brazos bajo la mirada
y amparo de tu cuerpo despierto.

Ver caer los otoños
uno a uno, sabiendo:

Que tus ojos descansan en mis ojos
Que tus labios sostienen mis labios
Que tus manos se llenan de mis sueños.

Hubiera querido escribir en tu piel
las hojas que caen de mi calendario
y viajar por tus islas
descubriendo otros mares.

Me hubiera gustado
beber de tu risa, libar de tus ojos...
amarte interminablemente.

Contarte los versos
que nacieron mirándote
cuando dormitaba tu asombro

y velar...
para que nada violente
tu devenir cotidiano.

Me hubiera gustado oír
cada una de mis mañanas
la música de tus besos
en el vacío de mi alma...

Amarrar de tu navío la proa
en  pénsiles balcones de mi almohada.
Estos y otros pensamientos...
son anhelos que me asolan.





                                   

Mar Azul 

Mar azul, serenas aguas
llego hasta ti incompleta...
sin los pedazos del alma
que se me fueron cayendo
a lo largo de mi senda.

Llego con la carga de años,
de mis aciertos y errores
como cualquier ser humano.
De mi ser, casi construido
en campanarios y torres.

Llego a ti desde tan lejos,
mar sempiterno, mar intenso
desde hace ya tanto tiempo
desde tantas tardes de viento.

Tanto he tardado en llegar
que podías haberte ido.

Pero tú estás aquí
regalándome la esperanza...
Alma nueva, corazón tendido.

Llego a ti, mar,
como soy... y tú me recoges
en tus intemporales lazos.

Me acaricias con tus olas
poniendo mi nombre en tus brazos.

Y yo, pobre alma tambaleante
y sin equilibrio, tiemblo de emoción
al escucharte decir que me quieres.
Enarbolas el amor en estandarte.

Tú, mar, serás a mi vida
lo que la orilla es a tu abrazo;
serás el tiempo, la memoria mía...

Mi origen, mi camino, mi destino...
mar...mi mar, 
no me apartes de tu regazo.







   Un Poema Tuyo Me Besó En La Boca
  

Te vi llegar
con tus ojos de aurora
callado,
mudo en el alba...

y un poema tuyo
me besó en la boca.
Un poema labrado de sol.

Lo tuve muy cerca,
en la expansión de mi cuerpo;

Me rozó con su ala
hablándome de amor.

Viaje sin destino,
aroma de azahares...
¡Sonrojo del alma!

Un poema tuyo
me besó en la boca
y escondí
tras la niebla mi rostro.

Allí me sostuvo el invierno...

Y pude verte 
desde la cintura delgada
de un delicado verso. 
Se despertó la lluvia
dormida en el pavimento.

Recorro mil veces las mismas calles

espiando las mismas ventanas
para escuchar el eco
de tu melodiosa voz,

porque ayer...
un poema tuyo me besó en la boca.








LA  ESPERA

La palabra en mis labios,
perfumada
dibuja la miel de tu nombre
que rescato en la ternura...
Ahora soy toda silencio.

Me he transformado, soy noche
Siento un rumor… algún eco;
Tu voz que me canta, allá Lejos...
Suerte de amor bajo el viento.

Espero,
es una espera obligada
transitada en tu camino
ése de siempre,
el mío, tan nuestro...
Y la brisa, sus lamentos.

Te espero ya desde antes
de que naciera la vida
es una espera anhelante
puesto que yo conocía

que nuestra unión no sería
eterna, alumbrada e infinita
en aquél o en este día
en ésta o aquella vida.

Y hoy ha llegado la hora
en que debo despertarte
sacándote de tu ensueño
contándote
que eres mi dueño.

Por ello muy dulcemente
y siendo noche radiante,
aroma a ternura y brisa,
debo abrazarte incesante.

Beso de Amor que nos une
como almas expectantes
en el sitio destinado,
en esa esquina de siempre.








TE AMO 

Te amo,
no recuerdo si te lo dije alguna vez,
pero esquivo y huraño empezó a palidecer
el motivo que antaño nos hacía estremecer,

entre preguntas y dudas,
esas que no pude tener,
en tu léxico fiel
se quedaron escritas para nunca volver.

Un leve roce tan cerca de mi boca,
 el miedo que nos envolvía,
aquel encuentro...
remembranzas de algún día,
dejaron inquieta mi alma,
llena de cobardía
hasta que te dije adiós.

cuántas veces los recuerdos son así;
Se quedan en un latir,
bajo el aleteo de alguna canción...

Te veo al cerrar la puerta,
disimulando las historias
que tus manos marcaron en mi piel,

huyendo vas sin mí, lo sé,
y mi mano dibuja el beso aquel
que esa noche tan leve no te entregué.

¿Sabes?
Hay dos tipos de secretos,
y mil formas de sentir;

Existe la verdad y falsedad,
la alegría y el dolor...
son momentos
que existieron entre los dos.

Mil maneras de sentir
...tú allí y yo aquí.






VOLAR CONTIGO

Volar contigo
hasta romper el alba...
Hombre inasible.

Trasiego en páramo oscuro
que de tu verdad
se encendió un rescoldo.

Y en tu verdad
no rige la hermosura,
sino la imperiosidad.

Cándido,
y bello...tu andar airoso,
tu mirada serena,
que si devengara de una vega,
regato de agua querría yo ser.
  
No revelaré a nadie
tu hermosa existencia.
La lealtad será mi verdad.

Ni de mi boca nacerán
 palabras reveladoras
de los susurros
que una mañana conocí.

Escisión imperecedera
de mis entrañas,
que envolviendo las tuyas
se han hecho perpetuas
como la nieve en la cumbres.

En cada nota, instante o tiempo,
en cada intervalo,
efímero, fugaz...
está tu aliento.



 








Si Pudiera...

Rayar pensamientos,
perder la memoria,
lindar en la nada...

guardar tibiezas,
obijarme en silencios... levitar.


Gravitar en el laberinto enigmático
de mi existencia.

Sacudir con fiereza emociones,
aislarlas en redes delgadas
y diáfanas.

Oscilar con balsámica liviandad
a la deriva: sin relieves,
sin  aliento,
sin ti…sin mí.








Disertando

Quiero tocar las estrellas
que perfuman cada noche,
incendiar el sublime instante
en que el mundo será uno.

Quiero olvidar la marea
del olvido y de los sueños
en el imperdurable tiempo
que se extingue entre la niebla.

Quiero olvidar las palabras...

y, en mi tenaz empeño, 
tejer e inventar recuerdos
de un universo
 que se parezca al mí­o.

Cuyas formas y colores quepan
 en la palma de mi mano
y la brisa empuje las sombras
en altivo y sutil reflejo.

 Donde las tardes más claras
se iluminen con los versos. 






Cien Poemas 


Vano resulta el tiempo si no se escribe al amor...

Las sombras de su ausencia laceran los sueños
siempre sin excepción;
Oscuridad que nubla el alma, todo alrededor,
apenas queda música sin su bello esplendor .

Cien poemas de ausencias, de anhelos…pasión,
cien razones para seguir caminando.

Cien poemas son tantos...

Versos nacidos de la conciencia y el canto
agudizando el sentido, el instante…el don .

Son cien canciones que irisan,
entre palabras emanan,
cien lágrimas o sonrisas
de nuestras almas que aman.

Cien poemas nacidos para un libro
buscan solo un sentido.

Nacidos de lo vivido...
historias de amores y olvido.

Cuántas veces
el corazón se ha dormido
intentando en vano ignorar que ha nacido
para versos de amor que aún nunca ha escrito
pero espera en silencio el poema, el rito...

Cien poemas tenemos en jardín conmovido,
como rosas adornan, es rincón favorito,
el del ego, y querido por los que hemos escrito
conformando un edén, un oasis florido.


***

//Ven y escribe, verás...tu alma saldrá de su escondite.//











Pájaros Dormidos


Amanece en la playa,

prolongada y eterna belleza,
solitaria, como el alma anhelante
de la música sin fin...

Cuando los primeros rayos de sol
acarician el latido de las horas
y las gaviotas señalan impacientes
el rumbo del tiempo,

el mar me habla
de emociones contenidas.

Mientras mis pasos acontecen
en la arena quedan huellas,
como huellas hay
en el recuerdo indivisible,

refugio de amparos
y también de olvidos,
irrumpiendo
en el claro cristal de las olas.

Entonces me hago de sueños
y echo a volar los pájaros dormidos...

Son versos de nueva esperanza
sin ayer ...
pero sin mañana.

Entonces,
abrazo lo que añoro...

... y también lo que amo.


 



                             
    Tal  vez...
Tal vez,
despertemos de este sueño
en el que somos sombra vigilante
como la de un árbol
que también nos sueña,

que guía nuestro velero
en un mar nunca embravecido;
un océano de olas como murmullos
donde cada gota es tus ojos
y cada aurora son mis suspiros.

Soy en ti apenas un vahído
un rayo de miel-sol derretido
como agua que calma la sed;
líquido ávido que se agita
tras las montañas-esperanza ...

y no cede, sino avanza
hasta llegar al río cuyo cauce soy yo,
una vez más, amor querido,
apenas arropada por los latidos
que gimen desde tu boca hasta mi boca;

porque somos uno
como el sol que es engullido
por el mar sin encenderlo ni apagarlo...

sino elevando su calor-clamor
y creando nubes que eres tú;
a veces cúmulos, a veces cirros
y yo el cielo libre azul
que te sostiene voluntariamente
para poder estar contigo. 









Rosa Constante 

Mi pasión por tu belleza,
hermosa flor, no nació de lo casual;
Fue una tarde de silencios
con acordes de dolor.
Confundida entre luz y sombras...
advertí tu perfumada presencia
cuando nada, nadie, abrigaba mi alma
que atribulada, huía de la soledad emergente.

Supe entonces de la esperanza,
siempre atribuida a los sueños,
y me reconcilié con mi entorno
a pesar de la lluvia, que no cesaba.

Por eso ahora,
en el ocaso diurno de mi existencia,
te proclamo en aroma de plegaria
igual que ayer, cuando los jazmines
rebosaban de mis manos.

Nada se ha perdido, no es en vano,
porque las notas de aquella música
dejaron su huella imborrable
dibujando tenue dulzura.

Mis pies caminan en la certeza,
siempre refugio, de que el amor, base de todo,
me salvará -una vez más-
del fuego devorador que trae el tiempo.

Siempre oscilante, salvaré cada ocasión,
cada imprevisto, hacia adelante... y tú,
cándida flor, rosa constante, liberarás al corazón
de intermitencias no deseables.







¿Cómo Sería...?


Pasar el tiempo
dejarlo fluir, como aguas fluviales.
Desembocar en otros sueños,
gozar el sabor de los segundos. 
Empañar el aire con los recuerdos
sorbiendo el silencio que estremece la piel...

Y en su quietud la lluvia,
vibrar sin palabras.
Ya no serán dos bocas,
dos luces, dos besos,
ahora es atardecer.

Encontré aquel paraje
-mi corazón-
lleno del vacío de abrazos huraños.
Estabas ausente entre risas vanas.

Tan cerca estuvimos
de encontrar nuestras almas
en aquel lecho nuestro
-castillo de naipes-.
Ya casi te has ido en un para siempre
dejando en mi mente un sollozo-pregunta;
¿Cómo sería haber posado mis labios en ti?

Sí, cómo duele el abandono
mientras dormita la eternidad,
cómo suena aquel te quiero
que nunca supo decir la verdad.
Néctar prohibido la miel de tus ojos.
Y luego la incógnita;
¿Cómo, a qué me sabría despertar en ti?

Desprender tus aromas por toda mi piel
apagando la luz de nuestras pupilas,
liberando las risas que hilvanaran la noche
y nadando en suspiros hasta enardecer.
¿Cómo sería, dime, vivir sin tu nombre?
Andar los caminos sin soñar con amarte...




  
                                       


   Si  Fuera  Poeta


Si Fuera Poeta...

Si yo fuera poeta
trazaría un otoño diferente;
Si fuera poeta pintaría
los ocres silenciosos de tus ojos
y las cultivadas perlas de tu boca...

Y pálidos marrones...y amarillos limón.
Pintaría hojas inermes en el suelo
y pétalos muy rojos que giren sobre sí...
Si yo fuera un poeta;

Dibujaría el nombre de tu amor
en las ventanas, y un ave enamorada bebería
el néctar de tus manos en mi piel...

¡Ay! si yo fuera poeta.
Cantaría a los centenarios árboles,
al aire húmedo que envuelve y nos embriaga,
que impregna y que penetra...

Si yo fuera poeta
recitaría aquel silencio de la tarde nuestra
o la quietud del estanque,
o el brillo de las gotas...
Si fuese un auténtico poeta.

Me perdería en la humedad del musgo
o como un hongo me abrazaría
al tronco o a la piedra,
a la orilla de una mágica vereda
o al torso de tu pecho sin mañana.

Si yo fuera poeta.








LABERINTO

Hoy he repasado el laberinto
de mi existencia terrenal.
He querido descansar,
reposar de lo vivido,
de lo que me hace sufrir
sin haberlo pedido.

He querido meditar
buscando algún sentido
algo que me haga mirar atrás...

hacia un nuevo camino,
mi camino, he querido confesar
todos mis pecados;
los que me han hecho así
y por los que he sufrido tanto,

y pese a que aún
hoy, me siento muy cansada,
vuelvo al frente a mirar
en colores de esperanza y de paz.

Quizás haya un final,
tal vez se equivoque la ciencia
y haya en verdad un final...
que sea como despertar
y recuperar la conciencia perdida. 





 


SOÑÉ TUS BESOS.


Ayer soñé tus besos...

Vi  en tus ojos el mar azul
y supe que eras recuerdo
de amaneceres crepusculares,

ayer toqué tus labios
llenos de brisa como rocío.

Sentí tus manos en mi cintura
y vi tu cuerpo sobre mi cuerpo.

Ayer eras silencio...

hoy eres nube que me acaricia
y sal... y arena...

Latidos dulces,
porque tus versos aún me seducen.






EN ESTA PRIMAVERA


En esta primavera, el néctar de tus versos
regresa a mis recuerdos pendiendo de otro cielo,
quedó mi vida entera plagada de silencios...
Te dí todos mis besos, como un ave cualquiera
que roza con sus alas, vislumbres de embeleso.

Hoy vivo nuestra ausencia con trazos de ternura
en salmos de tu nombre tan llenos de emoción,
descubro manantiales de amor en el desierto
y a solas bebo el ansia en noria de pasión,

Gemidos no nacidos se afanan y son sueños,
lejanas veo tus huellas, son hojas en el viento,
rocí­o tus palabras...es lluvia que acaricia
y da la mansedumbre al alma que idolatra
la luz de tus entrañas, aroma que aún siento.

Un vuelo de gaviotas ... el mar tiende sus brazos
en olas que te llaman, tal vez, no sé, acaso,
la miel de tus palabras logre calmar mi sed,
se acalle este silencio que impide estar despierta,
aquella melodí­a...tu luz, nuestra canción.








AQUEL CANTAR

 
Te soñé entre almohadas de nubes blancas,
pronuncié tu nombre bajo una estrella
entrelazando mis latidos con tus palabras
mientras se diluía el fulgor de la esperanza.

Arrebaté al firmamento sus noches más claras
mezclando la ilusión con mil preguntas,
en la ventana la cordura me aguardaba
sin comprender aquellas prisas
desde el instinto dormido del deseo.

Notas verbales se adueñaron
de lo que fue locura, inercia o realidad,
y una mañana despertaron
las golondrinas de mis ojos
frente al milagro de la emoción.

El dulce son de tu ausencia
y un bello vuelo de sensaciones,
hermoso azar,
fueron testigos de aquel adiós...
en aquella tarde
bajo el hechizo de aquel cantar.






¿UNA   PLEGARIA?

Voy flotando en el furor del tiempo
como una enorme ola,
arrastrando tanta música
y el amor, tu amor, que me acompaña,
con el nombre borrado del ayer.

El silencio, lloviendo entre la noche,
me lleva a preguntarte...

¿Has sentido alguna vez  en el seno de tu alma
el nudo de mis manos robándote el calor?

¿Adivinaste un trozo de mi mente filtrándose en la tuya?

Ese factor ajeno nadando entre tus sueños
soy yo...errátil...fugaz,inconstante,
destilando sentimientos gota a gota.

Parada enfrente de una playa blanca
con oleaje de estruendos,
o enterrada en un tiempo que no existe.

Debacle que partió hacia otros mares.

Y murmura el aire una canción...

¿O es una plegaria? 

...¿Será una promesa?

Entonces, cojo la palabra
la despliego totalmente...
como un lienzo,
y te la doy en ofrenda
para que adornes con ella tu corazón.









NOSTALGIA

He vivido bajo el agua de tantos rocíos,
he refugiado mi herida en tan vagos olvidos,
he cantado y cantado...
sin respuesta de las sirenas buenas.

¡Tantos recuerdos!

Se me oscurece la vida con solo pensarlo.

La noche no supo decirme si algún día serías mío;
Yo te eperaba en el bosque nemoroso de la ilusión
donde más tarde todo se tornó silencios...vacío.

Ahí donde los miedos se aunan para cerrar las puertas
y las palabras hibernan con sus sombras adheridas.

Recuerdo la mañana que robaste a las gaviotas
su bella gracilidad, mientras el viento dibujaba
nuestros nombres en la blanca arena.

Y así se fueron cayendo, una a una, las horas,
pintadas con los colores de la esperanza...

La noche no supo decirme... ¡no supo!
Tú, lejano,
te acercaste un día sereno,
a mis ojos despiertos.

Yo musitaba palabras de amor
entre ola y ola...

Nuestros sueños, entonces,
aprendieron a vagar navegantes
entre tu mundo y mis anhelos.

Y ahora...hoy,
aún amanece cada vez que te pienso.






ÉXTASIS

La tibia caricia de tu mirada,
recorriendo lasciva el borde de mi boca,
desviste el placer de la conciencia
convirtiendo la alcoba en nuestro fiel testigo...

Te acercas a mí,
y al contacto de los labios
hundimos nuestras ansias,
-serpientes ávidas en busca de trofeo-
en mortales bocanadas de sed,

anhelos y lujuria...
Invocando la humedad
de un apetecible bosque,

nuestras manos se entrelazan
y nuestra respiración
evapora el pudor de la ventana
encerrando a la noche
en un velo de sensaciones.

Bebes, descubres y recorres...
tomando la ansiedad de cada espacio
mientras yo,
devoro a besos y bocados
el gozo de sentirte.

Abrazados,
en una danza horizontal
que envidiarían las luciérnagas,
destejemos el hilo que sujeta el éxtasis
desbocando su existencia
y cubriendo de pasión nuestro momento.

Y así...
los suspiros ahogarán todo el silencio
... una llovizna de rocío
se apoderará de nuestras almas...
Derramando tu amor en mi ternura. 












QUIERO...
 
Quiero cantar
con la voz del Alma
el himno del amor eterno,

quiero abrazar
con mis pequeñas alas
el templo de azul y oro
que ocupa el margen
de tu morada; tranquila,
eternizada y transparente,

quiero sentir tu fiel presencia
frente a mis ojos
sumergiéndome en la luz etérea
de tu camino, de tu mirada,

quiero volar con el ritmo
que mece el viento
hacia las cumbres
del amor en ti
y quiero entregarme,
ya para siempre,
en el éxtasis
de nuestra unión enfatizada,

quiero elevarme contigo,
de tu blanca mano
más allá de las alturas terrenales...

hasta el reino de la paz y la armonía
donde nuestra dicha
no pueda ser perturbada;
unidos para siempre en una llama
inmortal, perpetua e incontable.










                                                                    

 BESARTE


Besarte,

y húmedos,

ver tus ojos de ternura,

que abren al cielo

mi alma enamorada.



Estáticos de amor

y de dulzura.



Y suspirar,

tu perfumado aliento,

y el rumor palpitar

de tus sentidos...



Exhalar tiernos suspiros,

lánguidos gemidos,

mientras el libar tu néctar

me provoca

cálida sonrisa,

con la entreabierta boca.








Espérame...





Espérame
 a la orilla de tus besos 
alentando 
 este cantar de remembranza 
porque late 
 en mis entrañas la nostalgia 
y el destello
 de una noche de gemidos. 
Espera, 
 aún me queda la añoranza 
y un te quiero 
 que inventé esta mañana.
Soy un ángel 
 que no encuentra su morada,
soy crisálida
 en redil apaciguado
que aguarda 
 el gran milagro de la vida. 
Soy un águila
 que cruza tus montañas
a la espera, 
 acaso, de un te amo.




Yo te Siento ...


No es preciso que me busques en la noche

ni alientes tu mirada imperiosa,

porque habito en las palabras que tú sueñas

y me nutro en el cantar de tu silencio.



Yo te llevo como implante que no cesa,

yo te siento como brisa que acaricia.



Yo te amo de manera irremisible

aun sabiendo que eres solo una quimera...



Es mi amor como el ímpetu del mar

cuando pienso que los dos seremos uno;

cuando calla la luz de mi retina

e imagina tus besos navegando

por las aguas ondeantes de mis labios.






Es mi alma ...




No soy hada, es mi alma,
... un poquito adivina;

Se entremete en las palabras,
que a mis ojos cobran vida,
desplegando bien sus alas
para que las lea y diga
lo que veo ... y soy clara.

Sentimientos escudriñan
cada punto, coma y raya
sorprendiendo, ¡madre mía...!

¡¡Tantas risas como estallan!!!

Las metáforas son guía,
manual que bien subraya,
entrevé ... y dilapida,
ja ja ja ... todos se callan.

Nada digo, yo sencilla,
dejo que la leña arda
y después mi mente olvida.





 

Los amigos del chat 




Amig@, a ti te digo, que has nacido en el chat.
Has descubierto en mi alma un rincón que yo misma ignoraba;

Capaz de amar un silencio intrigado
hasta la aparición de la siguiente frase...
De traducir apenas un vocablo escrito
hasta convertirlo en sentimientos del corazón.

Me has regalado momentos, dichas,
sorpresas dulces y hasta emoción.

Qué hermoso ha sido coger tu mano,
e imaginarte al otro lado, tu mente fija en el monitor.
Un solo instante, una expresión, logran la magia inusitada
que nos conforta y nos acompaña.

Te doy las gracias, por tantas cosas;
Tus caricias a mi alma, las espinas con sus rosas,
y las horas de más calma...

Me has enseñado
que las palabras ríen y lloran, sienten y se lamentan,
se alegran y se disculpan. Pero sobre todo he aprendido
a entender tu ayuda en forma de letra o de canción. 

Gracias porque has sonreido y me has hecho sonreir.

                                                                                                                 




Rima para Miki


 
Aparenta ser muy sensato,
un ser divino podría decir,
te enreda con sus encantos,
difíciles de describir...

Alguna vez el recato
lo lleva a decidir
el callarse por si acaso
lo pudieran descubrir;

Entonces observa despacio,
y se suele permitir
el volar alto, muy alto,
como la hiedra subir
a su atalaya en el acto
con la intención de eludir
el tedio, que le hace daño
y le suele confundir.

Con el diablo hizo un pacto
para gracia recibir
en el arte del agrado
y más años no cumplir.

Él es hombre acostumbrado
a las letras y el decir
de poetas consagrados,
bellos versos escribir...

y al sentirse enamorado
de la vida, su latir
suave, se ha modificado;

Ahora es fácil definir
a su alma, y extasiado
lucha por sobrevivir.

Del amor se ha contagiado
hasta límites sin fín.





















Trabada... y encima para siempre 



Un e-mail me ha mandado,
en su empeño no declina,
con la cual no te imaginas
lo que a mí me ha tocado.

¡Pues vaya qué resultado!
Aún peor es cuando ríe
que hasta el chat tiñe de risas
te agrada y ya no hay prisas,
¡No veas como te pille,
ya no puedes de ella irte!
Así, entre holas, riendo
parece que va creciendo
la simpatía, y pienso...

¡Vivir así es estupendo!

Debe ser que yo no entiendo.
Pues me faltaba alegría
en el transcurso del día
y ahora he entregado el alma,
gozando esta gran calma
sin consumir energía.

¡Menuda es esta chica
que te entiende cualquier cosa!
¡Parece una mariposa!
Porque ella vuela y no imita
ni siquiera a un eremita,
mas de eso ni te cuento,
pues con sólo el pensamiento
es capaz como una bruja,
con nitidez que te abruma,
de sacar mil argumentos.

El chat nos regala vida,
preocupaciones nos roba...
¡Pero menuda la andoba,
que divertirse no olvida
por más que Dios se lo pida.

En fin, que esto no es malo,
no es soez ni hace daño,
pero no se lo perdono.

¡Porque ahora hasta la añoro!
Esta chica es un tesoro...!!!!







Ella y El



Bajaba el sol...
lágrima de fuego dulce expiraba
mientras nacía el resplandor,
como pupila, iluminaba
ojos... misterio trasnochador.

Ella y él...
se cobijaban bajo la aldaba
de aquel silencio atronador

Algún vibrar... distorsionaba
para la mente de aquel reloj;

Solo la luna los espiaba...

Ardía la magia alrededor
del infinito, dueño de nada,
mas rey del alma, también señor...

Notas soñaban mientras silbaban
los dulces sones, sutil rumor,
cuando a ella, sílaba anclada,
nerviosas risas le provocó;

Eran dos luces que titilaban
junto a los astros... una canción,
prófuso pasto, que acariciaba
y por el aire se pronunció.

Mueven sus dedos...poemas hablan;

El firmamento ni musitó...
rien y rien...como si el cielo no lo escuchara
y bailan juntos ... tupido velo... telón cayó;

Solar nocturno, se para el tiempo... la luna calla...

Ella se traba
Él se sonríe, porque si es cierto
que nadie mire...

Ella lo escribe en el desierto
y él lo guarda atesorando
¿trofeo insigne? ...
muy motivado.

Ella sonríe...


...y este cuento
se ha acabado. 













Fuego Para Tu Fragua

En mis ávidas manos 
te mando el fuego que ha de avivar tu fragua,
 dando la forma al amor dormido.

De mi vientre nacen mil suspiros
 cuando en la frente de la delgada noche
 sucumbe el anhelo de amarte interminablemente.

No quiero pensarte, hoy lo confieso. 
Sepulté tu recuerdo en pueril coraza. 
Y me arde esta pregunta, sorda como una súplica.
¿Dónde hallar la puerta que me lleve a escapar de tu destino? ¿Cómo huir de tu voz, de tu aliento de fruta en primavera,
de tu mirar sereno, amoroso y cautivo? 

Yo te recuerdo, te recuerdo tanto... me miro tantas veces en tus ausentes ecos, susurro tantas veces nuestra historia inacabada.
Tu nombre tantas veces lo he besado a solas, y tu luz...y tu senda perdida, que hizo surcos de idolatría sobre mi alma inerme y perpetrada de fantasías.
Desnuda estoy, desnuda... Soy luciérnaga extraviada.





No me importa

No me amabas, lo sé, pero qué importa
si dibujaste un espejismo con palabras golondrinas
y roces de pluma de ángel,
si mis labios temblaban al pronunciar tu nombre
con tañido de campanas,

si al pensar en ti corrían ríos de néctar como torrente alborotando toda mi sangre,
si cuando te fuiste dejaste atrás una ilusión, aún latente, y omitiste cerrar la puerta.


( Amanecer )






Cantor 

Dónde estás, cantor?
Puse el corazón junto a mi ventana
y cada mañana recordé tu voz.

Y en algún rincón duerme mi guitarra (sueña con el roce de tus manos tibias).

Cantor misterioso, junto a mi guitarra y a mi corazón, sobre mi nostalgia
y mi alegría hoy todavía llueven las notas de tu canción.


( Amanecer )







Recuerdos

El recuerdo es la lanza
que a medianoche hiere mi sueño.

Ni el cansancio, con su torso pétreo,
puede con las esquirla de tanto recuerdo.

Regresan las palabras,se esparcen como pétalos
sobre la almohada , y las ilusiones vuelven a aromatizar el recinto frío de la alcoba.

Él nunca estuvo en mi casa y, sin embargo, todo huele a su presencia.

En el silencio nocturno los rincones liberan pasos
y suspiros, que saben a suyos.

Las promesas que no hizo, los te quiero que no dijo...
sollozan tras el retrato inconcluso
cuya tela el tiempo recicla.

Enciendo la luz. Llora el corazón porque no serán sus dedos
peine en la noche de mis cabellos,

ni estrellas ansiosas sus besos buscando refugio en mi boca.
Sólo queda el recuerdo.

Ya no será resuelto el misterio de un mañana mutuo.
( Amanecer )






Si volvieras 


Si volvieras...

Cómo eran de bellos tus serenos ojos!

que hasta las aves traían su amor a que los viera
y las flores dejaban el firme suelo
en pos de esos campos caudalosos.

Cómo eran de dorados los manojos del estambre estancado de tus labios,
que hubiesen querido las estrellas robarles luz para sus noches incendiadas.

Columnas férreas parecían tus palabras. Imbatible imaginaba yo tu capaz abrazo.
Caña de almibar tu mirada dulce y tierna.

Calma Dios la avidez de mi regazo Haz que duerma en mi alma su recuerdo.

¡Ay! amor...
cómo perturba tú cielo mi ocaso!
( Amanecer )





Amor lejano 

Esta tarde el cielo ruge de tormenta.
La lluvia anega de nostalgia la Tierra.

Mi amor vive lejos y mi corazón...
Mi corazón hiberna.

¿Cómo iba si no a pasar
mis días y mis huérfanas noches?

Hoy mi casa es de verdad mi casa.
La suerte me ha sido amiga y todas mis dudas han volado.

Me siento una con el agua y también con la fiereza
del inconsumible fuego.

A veces me echo en el aire a descansar y escribir versos
para besarlo todo.

Ya no sufro al recordar... pero te guardaré escondido
en el fondo de mis ojos y pasaré a menudo tu imagen
por el casacabel de mi alegría.

Porque tú vives en mí, dormida y despierta como gotas de rocío
en las verdes hojas que me trae la aurora.
( Amanecer )






Tez nublada


Tez nublada, ojos tristes...labios
seda, piel soñada, manos lirios
Luz del alba, tibio vientre,
Amor de noches quebradas

Cuántas veces oré tu nombre
sin un eco, una respuesta
Un murmullo de aguas quietas
No soy yo quien te fustiga
Es tu error de hace mil años.

Esta noche fui tu amante, 
dos eclipses conjugados, cerco pétreo de azul fuego
Arena , mar intenso y extasiado.

Eres arcilla en mis ramas
Aire incorpóreo. Aura, incienso
Paz imposible que venzo con sólo un batir de alas.

Lo único que siento perder,
Dios lo sabe, es tu abanico de besos.


( Amanecer )





Yo Busco
Busco un ave mensajera
que se pose sobre un verso cuidadoso
y me traiga tu canción enamorada
hasta el seno de mi alma silenciosa,

busco el canto de una estrella ilusionada
para irme de su mano hacia la nada
y allí, contigo y con las flores
morar para siempre entusiasmada,

busco siempre una lágrima guardada,
Pegaso de la Tierra Prometida
que navegue por el cielo y por el suelo
y galope por un sueño no soñado,

busco un ángel, sí, un ángel
que me llame por tu nombre y mis palabras
con la tinta transparente de un escrito
y el intocable tacto de tus labios,

busco la verdad y la quimera,
en fin, lo que buscaría cualquiera.
Acaso un caballito de madera
o un alma golondrina que lo quiera,

yo busco en la noche de tus ojos
la luciérnaga del alba en mis pupilas,
mariposas que dancen y sonrían
al ver que nos amamos sin sonrojo.