jueves, 12 de abril de 2012

Crepúsculos (versos tristes) ( Amanecer)






Crepúsculos (versos tristes)


Recordé tanto tiempo el sonido de tu voz
que en mis versos se instaló su sonido
como implante irremediable. Vivías en mí.
Gritando sobre las letras desplegaba
uno a uno cada interrogante posible.
Los atardeceres bellos ya no volvieron
y los secretos sellados en los labios
se convirtieron en mariposas adormecidas
por la cadencia del dolor deshabitado.
Se posaron en mis manos vacías
los poemas más hermosos brotados de tu pluma
en aquellos días de lirios y luz emergente.

Aguardé tanto tiempo la llegada del olvido
que los años se han ceñido a mi cuerpo
como una capa que guarece del frío invierno.
Ahora beso los crepúsculos que nos separan
y una lápida sin nombre yace a mis pies...
donde deposito diarias flores de amor por ti.
Secretos que surcan los pliegues del alma, palabras
que penden de un cielo cada vez más ilegible.
Triste lejanía...osa decir el alma enamorada.
Tus versos ya no titilan junto a las estrellas
porque la ausencia es tan prolongada
que fueron apagándose junto al vació del amor.

Te esperé tantas madrugadas equilibrándome
en cada poema por nuestras manos levantados
que se me fueron las verdes primaveras
mientras temblaban los girasoles enlutados.
¿Te olvidaré alguna vez sin esperar un día distinto
en que me hables a través de las gotas de lluvia?

Te seguiré soñando...quiero oler a rosas rojas para ti,
amanecer con la cara llena de besos pincelando ilusiones.
En las azaleas puede verse la luz fulgente de tu nombre
cuando sobre las ventanas vuelan golondrinas grises
migrando hacia lugares más cálidos...como hiciera
injustamente tu corazón aquella tarde tibia de otoño 
en que mis lágrimas bruñidas suplicaron tu ausencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario